domingo, 6 de enero de 2013

El Credo del Optimista, por Christian D. Larson

Me Prometo a Mí Mismo...

... ser tan fuerte que nada pueda perturbar la paz de mi mente.

... hablar de salud, felicidad y prosperidad a cada persona que conozco.

... hacer que todos mis amigos piensen que hay algo valioso en ellos.

... ver el lado soleado de todo y hacer que mi optimismo se haga realidad.

... pensar sólo en lo mejor, trabajar sólo para lo mejor y esperar sólo lo mejor.

... desear el éxito de los demás tanto como el mío.

... olvidar los errores del pasado y centrarme sobre los logros del futuro.

... tener una expresión alegre en todo momento y dar una sonrisa a todo ser viviente que me encuentre.

... invertir tanto tiempo en mejorarme para no tener tiempo en criticar a los otros.

... ser demasiado grande para preocuparme, demasiado noble para enojarme, demasiado fuerte para temer y demasiado feliz para tener problemas.

... pensar bien de mí mismo y proclamarlo al mundo, no en voz alta, pero sí en hechos.

... vivir en la fe de que el mundo entero está de mi lado, mientras yo sea fiel a lo mejor que hay en mí.